ETIOLOGY THE FACIAL FRACTURE RELATION WHITH SPORTS ACCIDENTS
RESUMEN

Ya era hora de que analizaramos algún estudio sobre la etiopatogenia de las fracturas faciales ocurridas en accidentes deportivos  entre los años 1994- 2003 ( 10 años ).

Destacan resultados obtenidos como la incidencia del 8.4%,  más frecuente en el sexo masculino, 6:1, con respecto al sexo femenino. El grupo de edad más frecuente fue el de 15 a 24 años, disminuyendo las fracturas con la edad. Las causas  más frecuentes fueron las colisiones y los golpes con pelota.  El deporte con más casos fue el béisbol, seguido del fútbol  y el baloncesto, siendo las fracturas más frecuentes, la nasal con 64.2% y  la dentoalveolar con un 17.8%. Se recomienda la correcta utilización de medios de protección para prevenir este tipo de lesiones.

ABSTRACT

Was carried out a study on the etiopatogenia of the facial fractures happened in sport accidents in Artemisa, among the years 1994 2003 (10 years). Was an incidence of 8.4%, they were more frequent in the masculine sex, 6:1, with regard to the feminine sex. The group of more frequent age went the one from 15 to 24 years, diminishing the fractures with the age. The most frequent causes were the collisions and the blows with ball.  The sport with more cases was the baseball, followed by the soccer and the basketball, being the most frequent fractures, the nasal one with 64.2% and the dentoalveolar with 17.8%. the correct use of protection means is recommended to prevent this type of lesions.

Lo que tratamos es analizar un estudio, de los pocos que existen, sobre golpes en la cara para que seamos capaces de analizar la importancia de ir bien protegidos en determinadas circunstancias y deportes.

Dentro de la variada etiología de las fracturas maxilofaciales  se reporta como la causa más frecuente  los accidentes del transito. Sin embargo,  se conoce que entre 3 y 18% de estas fracturas ocurren durante la práctica de los diferentes deportes y que actualmente existe una gran variedad de ellos donde se producen fracturas.

Los deportes de combate y de fuertes contactos personales como el rugby, el hockey  sobre hielo, el  fútbol, el kárate y otros, son los que reportan una mayor cantidad de casos en esta afección a pesar de los esfuerzos que se siguen  por las federaciones deportivas de los diferentes países del mundo.  En la actualidad, con el desarrollo vertiginoso del mundo, se confeccionan cada vez más y mejores medios de protección  y se realiza un arbitraje justo y preparado, capaz de hacer cumplir las reglas de cada deporte, evitando actitudes antideportivas que conllevan a disminuir estas lesiones.

Los resultados del estudio determinaron lo siguiente:

Se encontró que, de las 333 fracturas tratadas, 28 (8.4%) ocurrieron durante la práctica de algún deporte (Tabla1); siendo los años 2003 (12,9%), 2000 (12,5%) y 2001 (11,5%) los de más alta incidencia.

En la Tabla 2 se expone la distribución según edad y sexo. Como puede observarse, la mayoría de los pacientes se encontraban en los grupos de menores de 15 años y el de 15 a 24 años, existiendo un predominio del sexo masculino (85.7%) sobre las mujeres con 14.3%,  o sea, una sola mujer afectada  por cada seis hombres.

El béisbol fue el deporte con mayor incidencia de fracturas maxilofaciales (Tabla 3) con 9 casos (31.7%), seguido del fútbol y el baloncesto con 4 casos (14.4%) y el hockey con 3 (10.7%).

Las causas más frecuentes  fueron la colisión con otro jugador y el golpe con pelota con 6 cada una para un 21.4% siguiéndole las caídas, el golpe directo, el golpe con implementos y el codazo por otro jugador todos con 10.7%.

Con respecto al tipo de fractura  se encontró que la fractura nasal fue la más frecuente con 18 casos para  un 64.2%, seguida de la dentoalveolar con 5 casos 17.8%, la maxilomalar grado III con 2 casos 7.2% y una sola fractura maxilomalar grado I, mandibular y selectiva de suelo de orbita.

La mayoría de las investigaciones revisadas exponen, como deportes con mayor número de fracturas faciales, el fútbol, el rugby, el hockey sobre hielo y el ski,  deportes de fuertes contactos personales y con un fuerte accionar.  Sin embargo, solo se encontró un caso en el boxeo,  lo que nos demuestra  la importancia de la utilización correcta de los medios de protección y corroborado en los últimos Juegos Olímpicos celebrados en Atenas, Grecia; donde no hubo un solo Ko en toda la competencia.

Al analizar las causas más frecuentes de fracturas, casi todos los estudios coinciden en que las colisiones con otro jugador, los golpes con pelotas e implementos y las caídas,  constituyen la etiología más frecuente de esta afección.

No debemos pasar por alto que, a pesar del uso correcto de los medios de protección, siguen existiendo fracturas faciales relacionadas con el deporte,  ya que toda actividad física lleva consigo traumatismos  y lesiones por la rapidez del accionar de los atletas,  lo cual será siempre un factor de riesgo a tener presente.
La fractura facial más frecuente fue la nasal, coincidiendo estos resultados con otros estudios.

El trabajo de prevención de los traumatismos maxilofaciales en la práctica deportiva es muy importante. Por ello, deben tomarse todas las medidas que minimicen estas lesiones y sobre todo que los jugadores utilicen estrictamente los medios de protección y cumplan con todas las medicas que se tomen en este sentido.

Una buena manera de prevenir este tipo de lesiones es mediante mascara de protección facial, sobre todo adaptadas a la cara del deportista, lo que hará que el rendimiento no se vea disminuido, al mismo tiempo que se garantiza la máxima seguridad. Este tipo de máscara las podrás ver en nuestra web www.blindaxeprotect.com

 

Estudio realizado por:

Quintana  Díaz, J.C.* y Giralt López, B.M.**
*Especialista II Grado en Cirugía Maxilofacial. Profesor Auxiliar. Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.  Hospital General Docente “Ciro Redondo García”. Servicio de Cirugía Maxilofacial. Email-
**Licenciada en Cultura Física y Deportes.  Profesor Instructor. Filial de Ciencias Médicas. Artemisa. Hospital General Docente “Ciro Redondo García”.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS1. Brook I M, Word N. Etiolgy and incidence of facial fractures in adults. Int J Oral Surg 1983; 12:293-8.
2. Teller MR,  Jones G M, Shepherd J P. Treds in the actiology of maxillofacial fractures  in United Kindong. Br  J Oral Maxillofac Surg  1991; 29(4):250-5.
3. Torgersen S, Tornes K. Maxillo facial fractures in Norweguan district. Int J. Oral Maxillofac Surg 1992; 21(6):335-8 .
4. Quintana J C, Hernández D, Giralt B. Incidencia de fracturas maxilofaciales en el municipio de Artemisa. Rev Cubana Ortop. Traumatol 1998; 12(1-2):69-71.
5. Shane J, Linquiist C, Kontio R. Sport related maxillofacial fractures in a Hospital Mat Int J Oral Maxillofac Surg 1988; 17:22-4.
6. Tanaka N, Hayashi S, Gasuki K. Clinical Study of maxillofacial sustained during  sport and games. Kokubyo Gakkai Zasshi 1992; 59(3):571-7.
7.     Lee.K C , Harrinson E L, Price C I . Dental  injury  at the 1989 Canadá games: an epidemio    logical Study. J Can Dent Assoc 1992; 58(10):810-5.
8. Drulacher W, Taife R, Rothler G, Walhar T E. Sport ralated Maxillofacial trauma in young patients. Dtsh Stomatol 1991; 41(11):418-9.
9. Jonesco-Benaishe N, Jasmin J R . Prevention  of  orodental  injuries  in atletic children : let us play Pediatric 191; 46(11) : 739-42.
10. Hill CM, Buford K MA, Thomas D. Hone year revien of maxillofacial sport  injuries treated  at an  accident and emergency deparment. Br J Oral  Maxillofac Surg 1998, 36(1):44-7.
11. Poolo JR , Fabie L, Dodort L, Lawer F, Bonlat F, Fabel , M. Mandibular factures in sport. Retrospective study of 48 cases. Rev Stomatol Chir Maxillofac 1999; 100(6):306-10.
12. Flanders RA, Bhat M. Incidence of orofacial injuries in sport: a pilot study in Illinois.   J Am Dent  Assoc 1995; 126(4):491-6.
13. Tanaka N, Hayoshi S, Amagasa T, Kohama G. Maxillofacial fractures sustained  during sport J Oral Maxillofacial Surg 1996; 54 (6):715-20.
14. Emshoff R, Shoning H, Rother G, Waldhort E. Trends in the incidence and cause of sport related mandibular fractures. J Oral Maxillofac Surg 1997; 55:585-92.
15. Quintana J C, Giralt B. Incidencia de fracturas maxilofaciales relacionadas con el deporte. Rev Cubana  Estomatol 1996;  33(2):87-90.
16. De Gioanni  PP, Mazzeo R, Serrandio F. Sport activities and macillofacial  injuries currrent epidemiologie and clinical aspect  relating to a series of 379 cases (1982-1992). Minerva  Stomatol  2000; 49(1-2):21-6.
17. Maladiere E, Bodof F, Menigand J P, Guilbert F, Bertrand J C. Actiology and incidence of facial fractures sustained during sport: a prospecrive study of 140 patients: Int J. Oral Maxillofac Surg 2001; 30(4):291-5.
18. Rodríguez A. Enfoque de riesgo en la atención estomatológica. Rev Cubana Estomatol 1997;